Art3_vol32_1_2018

Fuentes y definiciones en el fichero léxico del judeoespañol de

Cynthia M. Crews

SOURCES and definitions in the Judeo-spanish lexical card index of cynthia m. crews*

Elisabeth Fernández Martín

Universidad de Jaén

efmartin@ujaen.es

ORCID: 0000-0003-2109-4723

Recibido: 04-10-2018

Aceptado: 01-12-2018

Publicado: 22-02-2019

Resumen

En este trabajo se aborda el estudio y análisis del fichero léxico del judeoespañol de la investigadora británica Cynthia M. Crews, con el objeto de examinar las fuentes documentales que lo conformaron y determinar los criterios de definición y presentación lexicográfica que la investigadora puso en práctica en las fichas, así como precisar la influencia que ejercieron algunas de estas fuentes consultadas a la hora de establecer dichos criterios.

Así pues, el artículo consta de las siguientes partes: (I) un primer apartado, a modo de introducción, donde se presenta la figura de Cynthia Crews, autora del fichero léxico; (II) un segundo epígrafe, en el que se detalla la configuración del fichero; (III) una tercera sección, donde se precisan las fuentes que lo componen; (IV) el cuarto apartado se destina al análisis de los tipos de definición y los mecanismos de presentación de la información; y, finalmente, (V) las conclusiones.

Palabras clave: judeoespañol, lexicografía, definiciones, macroestructura, microestructura.

Abstract

This research aims the study and analysis of the lexical card index in Judeo-Spanish language of the British researcher Cynthia M. Crews, in order to examine the documentary sources which formed it, and to determine the criteria of definition and lexicographical presentation that the researcher implement in the card index, as well as to specify the influence exercised by some of these sources consulted when establishing these criteria.

Therefore, this paper consists of the following parts: (I) a first section or introduction, where the figure of Cynthia Crews, the author of the lexical card index, is introduced; (II) a second section, in which the configuration of the Judeo-Spanish index is detailed; (III) a third one, where its sources are specified; (IV) the fourth section analyses of the definition’s types and the mechanisms for presenting the information; and, finally, (V) the conclusions.

Keywords: judeo-Spanish, Lexicography, definitions, macro-structure, micro-structure.

1. La figura de Cynthia M. Crews

Cynthia M. Crews (1906-1969)1 –apellidada Jopson de soltera– fue una investigadora británica, romanista, lingüista y profesora de francés, español e inglés. Trabajó para el gobierno británico en el servicio de censura postal dentro del Departamento de Lenguas Desconocidas (1939-40), como profesora de inglés para el British Council (1940-42) y estuvo empleada en la BBC como subeditora de la sección turca del Cercano Oriente (1943-45). Impartió docencia en París, Belfast y Turquía y fue investigadora en las universidades de Cambridge y Leeds, ciudad esta última en la que falleció en 1969.

Desde muy joven, sintió interés por el aprendizaje de lenguas, curiosidad que heredó, muy probablemente, de su hermano mayor, Norman, que era un reputado eslavista. Cynthia Crews conocía casi todas las lenguas romances (francés, español, portugués, italiano y rumano)2, así como una buena proporción de sus dialectos; además, era capaz de impartir conferencias en alemán, sabía turco y en la investigación podía usar el hebreo, el árabe, el persa y las lenguas clásicas. Este amplio dominio lingüístico la convertía en la investigadora ideal para abordar el estudio de la lengua sefardí.

Sin embargo, el “descubrimiento” del judeoespañol fue para Cynthia Crews fruto de la casualidad. Según escribió ella misma en un artículo del periódico tesalonicense Acción, “se topó” con esta variedad lingüística por azar, al oír a un judío hablar por la calle:

Estudiiava el franses, el italiiano i el kastiliiano i non savia nada de nada de los ǧidiios desterrados. Ama un dia de los dias senti favlar a un ǧidiio por la kalie i todo estava iio entendiendo. Me diše entre mi: ¿ke es esta favla tan dulse ke es el kastiliiano del tiempo de los Rees Katolikos i ke pišin esta saliendo de la boka de un ombre de tiempos modernos? Pregunti a mučas presonas. Non lo savian dezirme; ma por fin eskontri una persona mas entendida i en supito me se fizo todo klaro (Carracedo 1979: 308).

A partir de ese momento, Crews se volcó en el estudio del judeoespañol y en la búsqueda de sus últimos hablantes vivos:

Del momento tuve la idea de viažar y de estudiiar esta lingua. Meldi mučos livros i estava konosiendo i entendiendo las sufriensas ke pasaron los ǧidiios al salir de Espaniia. Me fue a Bukarest i perkuri de faiiar gente ke ainda supieran favlar la lingua pura de sus padres […] Despues me fue a Manastir i kedi enkantada de sentir un linguaže ke non tenia nada de žargon (Carracedo 1979: 308).

Esta inquietud, que le hizo aprender judeoespañol hasta poder llegar a escribirlo con soltura, como se ha visto en las citas precedentes, y que la encaminó a recopilar, de primera mano, numerosos testimonios de hablantes sefardíes, parecía apuntar hacia un mismo objetivo: el de realizar una recopilación léxica antes de que se perdiera por completo el judeoespañol, “komo iia se piedriio en Italiia i en otros paizes” (Carracedo 1979: 308). En 1938, Crews planteó la idea de configurar un diccionario que diera cuenta del judeoespañol hablado, y así describió sus planes de trabajo futuros:

My own work consists in making a dictionary of the modern spoken language. When it is complete it may furnish us with some new facts which will permit us to make a classification of the dialectical elements of the various communities. It will, in the main, cover only the spoken language. The reason for this restriction of the subject is that the time factor must be considered - the living language is rapidly disappearing (Brine 1979: 262).

Así pues, con esta idea en mente, Cynthia Crews gesta, en la década de los 30 del siglo xx, la construcción de un magno fichero léxico del judeoespañol, archivo con el que la investigadora esperaba algún día componer un verdadero diccionario.

2. El fichero léxico del judeoespañol

El contenido y naturaleza de este fichero fue descrito ya por Leonor Carracedo (1979) en el volumen homenaje a Cynthia Crews publicado una década después de su muerte; y, tiempo después, García Moreno (2009) volvió a analizar el fichero con el objeto de plantear el proyecto de informatización de sus contenidos. Así pues, en este apartado, partimos de la información aportada por estos dos investigadores, datos que hemos completado con apreciaciones propias, fruto de la experiencia obtenida en los trabajos de edición digital de este repertorio léxico.

2.1. Breve historia de su configuración

La labor de configuración del fichero fue una tarea que Cynthia Crews desarrolló a lo largo de toda su carrera académica, aunque no se trató, ni mucho menos, de un trabajo continuado en el tiempo. En diferentes ocasiones, la autora tuvo que interrumpir sus labores de investigación por circunstancias ajenas a sus propósitos; intermitencia que se revela en la falta de sistematicidad que se percibe, en ocasiones, en la organización del fichero.

Con la esperanza de poder estudiar el judeoespañol hablado y obtener algunos testimonios de primera mano de los últimos hablantes vivos, Crews se trasladó a Turquía en 1940, llevándose consigo el fichero léxico, así como buena parte de su biblioteca. A pesar de su buena disposición y entusiasmo, no pudo dedicarle a esta tarea el tiempo necesario, pues, como ella misma reconoció (Crews 1979: 92), “otras obligaciones le impidieron realizar su propósito”. Dos años más tarde, como consecuencia del caos generado por la II Guerra Mundial, Cynthia Crews tuvo que emprender el viaje de vuelta a Inglaterra sin su fichero3. Los peligros del trayecto le obligaron a dejar el archivo léxico en Ankara, custodiado por la Embajada británica. Allí permaneció hasta 1947, cuando por fin le fue devuelto a su autora. Sin embargo, Crews no pudo retomar el trabajo de edición hasta 1949, lo que indica que, durante casi una década, el proyecto estuvo totalmente estancado –este mismo parón se percibe en sus publicaciones, que no llegaron a reanudarse hasta 1951–. Desde ese momento y hasta la aparición de su enfermedad, Crews siguió anotando y trabajando en la recopilación e investigación del léxico judeoespañol, pero no solamente del hablado, como era su objetivo inicial, sino que incorporó materiales escritos y fuentes de todo tipo.

Por desgracia, Crews no pudo ver culminada esta obra en vida. No obstante, su labor no ha caído en el olvido y, desde el seno del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo del CSIC, se lleva trabajando desde hace años para informatizar este fichero y convertirlo en una herramienta de utilidad para todos aquellos interesados en acercarse al conocimiento del judeoespañol4.

2.2. Organización estructural del fichero y disposición general del lemario

El producto final de todo el trabajo de Crews fue una recopilación de unas 35.000 papeletas, según los datos proporcionados por García Moreno (2009: 218) a partir de la digitalización del fichero. De ese conjunto de fichas, como indica el investigador, casi 28.000 son fichas léxicas y forman el núcleo central del fichero (fig. 1, a modo de ejemplo). Otro grupo está formado por hebraísmos que se han extraído del conjunto general, formas y expresiones presentes en obras sefardíes del siglo xvi y un buen número de fichas sueltas, traspapeladas, en algunos casos de carácter bibliográfico.

Figura 1. Ejemplo de papeleta: lema mađruǥađa

A estos grupos habría que añadir las papeletas de contenido fonético y gramatical que se intercalan a lo largo del fichero y que podrían conformar un conjunto independiente. En esta misma línea, se encuentran también aquellas fichas que funcionan como categorías semánticas en las que se recopilan vocablos referidos a, por ejemplo, nombres de árboles, tipos de cereales, numerales y verbos que indican sonidos de animales, como se puede ver en la figura 2 (rechiflar ‘balar’, emberrar ‘rebuznar’, etc.).

Figura 2. Papeleta del campo léxico-semántico “sonidos de animales”

Además, es necesario tener presente la existencia de fichas duplicadas, que están vacías de contenido y sirven únicamente para remitir a otra papeleta anterior o posterior en la que se explica el significado y se aportan las referencias documentales correspondientes. Así suele suceder con los casos de variantes fonéticas, como se puede ver en los ejemplos siguientes (fig. 3), donde las fichas de las voces tarator (‘ajada’) y taarina están en blanco. Para encontrar su significado y ejemplos se debe acudir a las papeletas de taratón y tayarina (fig. 4). Obsérvese que esta última aparece en singular y no en plural, como indicaba Crews en la remisión, lo cual demuestra cierta incongruencia en los envíos internos del fichero. Semejante heterogeneidad es debida, sin duda, a la naturaleza inacabada de la obra, puesto que no se trata de un trabajo terminado, revisado y dispuesto para su publicación, sino de un proyecto en curso, destinado al uso personal de la propia investigadora.

Por lo que respecta al sistema de transcripción empleado por Crews para recoger las formas orales hay que aclarar que se trata de una versión simplificada del alfabeto fonético de la Revista de Filología Española. Este sistema fue empleado también en la edición de sus Textos judeo-españoles de Salónica y Sarajevo (cfr. Crews 1979: 100)5.

Figura 3. Papeletas de remisión anterior (tarator) y posterior (tayarinas)

Figura 4. Papeletas de las fichas taratón y tayarina

Para la transcripción de los textos aljamiados, sigue también dicho sistema. La aljamía solo aparece –y no de manera sistemática– en el caso del Diccionario de Cherezlí. En las citas y los ejemplos extraídos de estudios monográficos sobre el judeoespañol, Crews suele ser fiel a los originales y no opta por retranscribirlos. De la misma manera, cuando recoge citas y fuentes en otros idiomas, estas pueden aparecer en caracteres árabes y griegos, según corresponda; los hebraísmos, por su parte, se presentan vocalizados.

Otro aspecto esencial dentro de la macroestructura de un repertorio léxico es la selección de los lemas. Si la configuración del fichero no parece mantener un criterio uniforme, como ya se ha visto, tampoco queda claro cómo se realizó la selección de la nómina léxica; lo cual es lógico, hasta cierto punto, teniendo en cuenta que no estaba planificada a priori, sino que la elección de los lemas se iba realizando a medida que Crews leía un texto o encontraba un nuevo informante. No obstante, el hecho de que el crecimiento del fichero estuviese ligado directamente a las fuentes documentales consultadas, no explica por sí mismo el criterio empleado en la inclusión de los lemas. En todo caso, esta decisión quedaba sometida a la intuición lexicográfica de la propia Crews. Teniendo en cuenta las fuentes de las que se sirve y las palabras que incorpora, el criterio manejado parece más bien aglutinador y no se restringe al judeoespañol hablado de la época.

En la lematización del fichero, Crews tampoco sigue las directrices de un diccionario general, ya que existen papeletas que presentan como lema de entrada los siguientes tipos de palabras: diminutivos, superlativos, aumentativos, comparativos, palabras apocopadas, abreviaturas, antropónimos, topónimos, hipocorísticos, expresiones y frases hechas; además se registran también femeninos y plurales cuando esas palabras tienen su correlato masculino y una forma en singular –todo esto sin contar las fichas de contenido gramatical referidas a sufijos o prefijos de las que ya se ha hablado más arriba–. Tal multiplicidad se debe a la escasa planificación y al hecho de que el proyecto excedió con creces los objetivos de partida de la investigadora, lo que acabó convirtiéndose en un tesoro lexicográfico representativo del judeoespañol a lo largo de su historia e, incluso –teniendo en cuenta la procedencia dialectal de algunas de sus fuentes–, de su geografía.

2.3 Descripción del contenido de las fichas léxicas

La información contenida en las papeletas es muy variada y de múltiple utilidad para el conocimiento del léxico sefardí. Cada uno de los aspectos abordados en los artículos lexicográficos aparece dispuesto en un espacio determinado de la hoja, lo que facilita su localización. Así se puede comprobar en el esquema de la figura 5 a propósito de la voz redoma. Veamos, pues, cómo se presentan dichos elementos:

Figura 5. Estructura de una papeleta

(elaboración propia, disponible en <esefardic.es>)

a) En primer lugar, en el encabezamiento, se incorpora el lema de entrada (en minúsculas), acompañado en muchos casos de la información gramatical (categoría, género, número, tipo de verbo o afijo, según los casos): n. f. (nombre femenino) y n. m. (nombre masculino), seguidos de la abreviatura pl. cuando se trata de un lema en plural; n. prop. (nombre propio); adj. (adjetivo); adv. (adverbio); v. a. (verbo activo); v. r. (verbo reflexivo); dim. (diminutivo), etc. A continuación, en un tono más claro, aparece, bien la traducción del lema al inglés o francés, bien la definición en español o judeoespañol (cfr. apartado 4).

b) En la esquina superior derecha, se añaden sinónimos y remisiones a otros lemas –con abreviatura de llamada (v.) o sin ella–, según se trate de palabras de una misma familia léxica o de variantes fonéticas. En el caso de los sinónimos, se generan, con frecuencia, verdaderas redes de significación, que bien podrían servir como base de un diccionario onomasiológico o de sinónimos.

c) El cuerpo central de la ficha se destina a las fuentes de autoridad; esto es, se incluyen aquí los ejemplos, la identificación abreviada de la fuente (oral o escrita, generalmente por ese orden), la localización geográfica (también abreviada) y las referencias a estudios que tratan la forma o alguna de sus variantes, ya que no tienen por qué coincidir las documentaciones con las formas registradas en el lema de entrada. Así ocurre generalmente en el caso de polimorfismo léxico, como ya comentábamos al respecto de las figuras 3 y 4.

d) Después, pueden aparecer otras acepciones del lema, sublemas o subentradas (formas complejas, locuciones, expresiones, etc.); aunque también pueden tratarse en papeletas sucesivas. La homonimia, por su parte, se explica en fichas distintas.

e) Por último, la sección inferior de la papeleta se reserva para abordar la información etimológica y las formas lingüísticas equivalentes en otras lenguas o variedades dialectales, aspectos que se acompañan, en muchos casos, de la referencia al estudio o diccionario en el que es posible documentarlos. Esta parte de la ficha es la más compleja y erudita, pero también podemos afirmar que es la menos sistemática.

Ni que decir tiene que no todas las fichas presentan el repertorio completo de aspectos enumerados hasta aquí, ni todas se desarrollan de la misma manera. Algunas aparecen totalmente rellenas e, incluso, ocupan varias papeletas, mientras que otras solo sirven para registrar el lema (sin aportar más datos) o se usan como remisión, según se explicó arriba.

3. Las fuentes del fichero

Cynthia Crews utilizó todas aquellas fuentes que tuvo a su alcance para componer el fichero y enriquecer el inventario léxico. No se sirvió únicamente de fuentes orales, como planeó en un principio, sino que empleó más de 300 fuentes distintas, entre primarias y secundarias. Estos testimonios abarcan la historia completa del judeoespañol, desde el siglo xvi hasta el xx, incluyendo los estudios más contemporáneos a la autora. De acuerdo con el tipo de información que ofrecen, se pueden clasificar en: a) fuentes primarias, esto es, testimonios de informantes orales, textos escritos originales (literarios y no literarios) y ediciones críticas; y b) fuentes secundarias o metalingüísticas, principalmente, estudios sobre el judeoespañol –aunque buena parte de estos incluyen también textos– y obras lexicográficas (diccionarios y glosarios)6. Conviene advertir aquí que muchos de estos trabajos suelen ser de naturaleza mixta, es decir, pueden contener tanto textos como glosarios y estudios –de hecho, esto suele ser lo más común–; por lo que esta clasificación no debe entenderse como excluyente, sino meramente para fines explicativos. Lo mismo ocurre con las ediciones críticas, que, con frecuencia, suelen incorporar pequeños glosarios de voces sefardíes tras los textos. De cara a los datos del fichero, Crews se sirvió de ambas partes de las obras: introducciones y estudios, textos y glosarios.

En cuanto a la organización de las fuentes, la autora del fichero no hizo distinción entre unas y otras, pues ejemplos y estudios se presentan juntos sin un orden definido. Por lo que respecta al sistema de citación, no es fácilmente inteligible, ya que está repleto de abreviaturas que solo un buen conocedor de la bibliografía del judeoespañol puede desentrañar. Todo ello indica que estamos ante un recurso muy valioso, pero que, sin duda, no fue creado para la difusión, publicación o utilización por parte de otros investigadores, sino estrictamente para el uso personal de la propia investigadora; de ahí que Crews no necesitase concretar en ningún momento la manera de citar la información de las fichas, como tampoco explicase su modo de proceder en el tratamiento de las fuentes orales, ni aclarase si había utilizado una selección de fragmentos representativos o el texto completo, por mencionar algunas de las cuestiones más importantes.

3.1. Fuentes primarias

a) Informantes orales

Los testimonios orales recogidos de primera mano por Crews constituyen más del 13 % de las referencias del fichero. A continuación, mostramos el nombre y apellidos de los informantes utilizados, acompañados de la forma abreviada (entre corchetes) con la que aparecen en las fichas y de su correspondiente localización geográfica: Abinum [Abinum], Sarajevo; Estrella Aelión [Aelión], Salónica; Esther Cohen [Cohen], Jersusalén; Francés [Francés], Salónica; London [London], Salónica; Merú Levy [ML], Salónica; Michael Molho [Molho], Salónica; Sam Levy [Mr. S. Levy], Salónica; la esposa de Sam Levy [Mme. S. Levy], Salónica; y, por último, Nissim Levy [N. Levy], Constantinopla.

A falta de poder hacer un recuento completo de todos los testimonios procedentes de informantes orales documentados en el fichero –dado que las labores de informatización siguen en marcha en la actualidad–, partiremos de una muestra significativa de 3273 referencias, las cuales se reparten en porcentajes de representatividad de la siguiente manera: Abinum (4 %), Aelión (10 %), Cohen (< 1 %), Francés (4 %), London (< 1 %), Merú Levy (75 %), Michael Molho (< 1 %), Sam Levy (5 %) y su esposa (<1 %) y, por último, Nissim Levy (< 1 %).

Como se puede comprobar, de entre las fuentes primarias orales, destaca por su interés, riqueza y abundancia el testimonio de Merú Levy. Los miles de registros que existen de esta mujer en el fichero no son ni mucho menos casuales, sino que constituyen un fiel reflejo de la ayuda que Merú proporcionó a la investigadora, así como del interés o agudeza léxica que esta señora podía tener, si tenemos en cuenta las respuestas a las continuas preguntas y dudas que la británica le planteaba en sus entrevistas. La misma Crews dejó constancia escrita de la aportación de Merú Levy en el siguiente fragmento:

Me complazco en rendir aquí tributo a su paciencia inagotable en responder a todas mis preguntas, que a menudo le parecerían ridículas e interminables. Gracias a estas preguntas he podido añadir referencias a palabras y expresiones de uso corriente en Salónica que no constan en los Textos, basadas en variantes o explicaciones dadas por Merú Levy (Crews 1979: 121).

Queda de manifiesto, pues, que, ya fuese por las preguntas de la investigadora ya por iniciativa de la propia Merú Levy, esta informante era la fuente de múltiples explicaciones léxicas que ocupan un espacio destacado en el fichero. De hecho, la información que aporta Merú Levy no solo sirve para constatar un vocablo, sino que hace posible atestiguar lexías complejas, variantes, sinónimos y expresiones equivalentes, significados nuevos y, en algún caso, permite también aclarar el género gramatical de ciertos sustantivos7.

Por lo que se refiere a la representación escrita de sus aportaciones, estas suelen aparecer en la parte central de la papeleta, transcritas fonéticamente e identificadas con la abreviatura ML (procedente de las iniciales de Merú Levy) y acompañadas, la mayoría de las veces, de la marca geográfica Sal. (Salónica)8, como se puede ver en el ejemplo 1 extraído de la primera imagen de la figura 4:

1) taratón ‘ažađa’ [‘garlic concoction’] ML

b) Fuentes escritas originales

En lo que respecta a las fuentes primarias escritas, que son más de una veintena, hay que señalar el empleo recurrente de la serie La pita de noche de šaḅat, columna satírica publicada en el periódico tesalonicense Acción por Besalel Levy (bajo el pseudónimo de Solombra), un sefardí de Salónica emigrado a París. Tan abundante es su presencia en el fichero que es posible afirmar que un tercio de los ejemplos incluidos pertenece a este texto periodístico. La razón se debe a que, como ha apuntado García Moreno (2011), la lengua de La pita es muy rica en préstamos, expresiones coloquiales y creaciones lingüísticas humorísticas, aspectos que claramente llamaron la atención de la investigadora.

Los ejemplos de La pita se citan mediante la abreviatura Sol. (de Solombra) y aparecen transliterados en el mismo sistema gráfico simplificado que Crews emplea en todos los textos aljamiados del fichero. En algunas ocasiones, la autora transcribe un pequeño fragmento, mientras que en otras solamente registra el vocablo que funciona como lema y, en muchos casos, especialmente a partir del tercer ejemplo, solo anota la localización. Así se puede comprobar en 2, donde el primer dígito indica el número de la publicación y el segundo, la línea del texto9:

2) tener v. a.

mos tuvo mas de medya ora kon la bava kayendo Sol. 45, 89

Muy abundantes son también los textos aljamiados de contenido bíblico, religioso o relacionados con el mundo judío, algunos vocalizados, como Pirqué abot (3) –del cual Crews cita al menos cuatro versiones distintas–, y la mayor parte no vocalizados. De entre estos últimos, se puede destacar: la Alegría de Purim (4), que es un texto festivo-paródico, Meśa de el Alma (5), el Treśoro de Israel (6) y el Meʿam Loʿez, del que hay mencionados al menos cinco tomos diferentes en el fichero –el ejemplo 7 corresponde al volumen de Génesis–. Además, se incluye, además, algún tratado de filosofía moral, como la Obligación de los corazones (8). Los textos más utilizados en el fichero son el Treśoro y el Me’am Loez Génesis. Este último fue ampliamente trabajado por Crews en un artículo suyo de 1960 (“Extracts from the Meam Loez (Genesis) with a Translation and a Glossary”), en el que transcribe algunas partes y estudia 354 voces, lo que demuestra la estrecha relación que existe entre sus trabajos y el fichero, pues ambos crecían y se nutrían mutuamente de información.

3) omiđeamienṭos

i non mučigues por diezmar omiđeamienṭos PA i, 16

4) čolák, -a n. m.

su vavá la ǧolaqa Alegria 1875 f. 72r

5) rascar v. a.

el qe se rasqah la qabesah Meza del Alma 4v

6) tapón m.

el tapón dela kara Trez. Is. 113

7) temel m.

uno de los temeles de el ǧudezmo M. Loez Gén. I, i

8)totalmente

no se puedhe liamar una totalmente Oblig. 13b

Crews incorpora, además, algunas fuentes en caracteres latinos, como la Biblia de Ferrara (9 y 10) –abreviada siempre con una F mayúscula–, así como varias Haggadá, –en este caso los ejemplos 11 y 12 están tomados de un ejemplar de Constantinopla de 1932–, y unos cuantos testimonios de coplas, como las Coplas de Purim (13 y 14). Aunque se mencionan al menos doce volúmenes bíblicos diferentes, Ferrara duplica con creces los ejemplos del resto de obras. No obstante, hay que tener en cuenta que, en algunos casos, el uso que Crews hace de ciertos textos en el fichero es puntual o muy escaso y, a buen seguro, estuvo motivado por las pesquisas de sus propias investigaciones.

9) tirado

oro tirado I Kings 10, 16 F [‘beaten gold’]

10) coluna

alçar coluna de fumo Juig 20, 38 F [‘gt. cloud of smoke’]

quatro ordenes de colunas I Kings 7, 2 F [‘pillars’]

11) rriñón n. m.

i las entrañas i los rinyones salmearan a tu nombre Haggada 1932

12) denusiar

Const. i denusyaras a tu ijo Haggada 1932

13) desrramar

Coplas 1700?: śe be deśramado śin la śu muǧer

14) fermedad

Coplas 1700?: en la śu fermedad qon tanta deśdiǧidad

A estas fuentes, habría que sumar, en nuestra opinión, las dos obras lexicográficas en judeoespañol que Crews emplea en su fichero. Se trata del Nouveau Petit Dictionnaire Judeo-espagnol-français de Salomón Israel Cherezlí y el Dialecto judeo-hispano-marroquí o hakitia de José Benoliel. El pequeño diccionario de Cherezlí (Ch.) se utiliza de manera recurrente y casi al completo a lo largo de todo el fichero (15) y en la mayoría de los casos aparece indicado solamente con la abreviatura, sin ejemplo. En cuanto a Benoliel, las menciones son también bastante numerosas, pero no todas se refieren al glosario (16), algunas se toman del estudio introductorio, especialmente cuando se trata de verbos que no aparecen después en el glosario final. El interés por recopilar todas esas formas lingüísticas viene dado por la relevancia de la obra de Benoliel, ya que era el único estudio de conjunto sobre la variedad sefardí del norte de Marruecos, de ahí que los ejemplos aparezcan marcados siempre con la abreviatura Mar., que hace hincapié en esta localización geográfica.

15) ofisyal, -a n. m. y f.

laƀorador, -era; ouvrier Ch.

16) atarmúz n.

Mar. atarmúz ‘altramuz’ Benoliel 14, 574

c) Ediciones críticas

En este apartado se engloban los ejemplos extraídos de las ediciones de textos que han sido estudiados y dispuestos para su publicación por especialistas en el campo de los estudios sefardíes. Muchos de ellos proceden de la literatura de transmisión oral, como los romances recopilados por Crews (17), Attias (18) y Bénichou (19); así como los proverbios y refranes, tan abundantes en la tradición sefardí, reunidos por Besso (20), Saporta y Beja (21) y Foulché-Delbosc (22)10.

17) aleǥre adv.

aleǥre ƀa el moro B III 1011

18) menorá

menorá acendía 125, 22 p. 233 – Attias

19) montiña

Oran. en una oscura montiña Bén., Rom. I, 6

20) feđer v. n.

De la kaƀesa fieđe peše (Besso, Rev. Hisp. L, 1948, p. 378)

21) ƀela

Prov. Según ayre se abolta la vela Saporta 1957, p. 45

22) dezmañado

Prov. Al desmañado le caye el bocado, dize que es de ojo malo Foulché-Delbosc, RHisp. II 313

En otros casos, los ejemplos emanan de la literatura de género adoptado, como los correspondientes a la novela El retorno a Sefarad de José M. Estrugo (23); o los procedentes de libros de etnografía e historia, como el ejemplo 24, tomado de la obra titulada Usos y costumbres de los sefardíes de Salónica de M. Molho.

23) emsembrar

Smyrna. Clavina blanca yo ensembrí. Estrugo, Retorno a Sefard (sic) p. 74

24) enreinado, -a

Salon. presto que se traiga gallina enreinada. Molho, p. 79 ‘rellena de diferentes cosas: arroz, carne, perejil, fruta, etc.’, Vocab.

3.2. Fuentes secundarias

a) Estudios sobre el judeoespañol

Como especialista en el estudio de la lengua sefardí, Cynthia Crews conoce la bibliografía publicada sobre el tema. Reiteradamente menciona las contribuciones clásicas de Subak [Su.], Wagner [W.], Luria [Luria], entre otros, y, como es lógico, cita también sus propios trabajos. Pero estas referencias no revelan solamente que es una buena conocedora del campo de estudio, sino que demuestran, además, que era una gran romanista y una documentada dialectóloga. En las papeletas se anotan datos procedentes de numerosos trabajos dialectales (principalmente, de variedades del español peninsular), gramáticas históricas y manuales de historia de la lengua española, obras con las que documentó y completó el apartado etimológico de las fichas. Algunas de las más conocidas y mencionadas son: El dialecto aragonés (1953) de Alvar, la Contribución al vocabulario aragonés moderno (1948) de Badía Margarit, Elementos de gramática histórica gallega (1909) de García de Diego, El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y tierra de Astorga (1947) de Alonso Garrote y El Manual de gramática histórica española (1941) de Menéndez Pidal.

b) Obras lexicográficas y glosarios dialectales

Por último, se incluyen los diccionarios (bilingües y monolingües) y glosarios, obras que se utilizan para aportar información de tipo etimológico y equivalencias lingüísticas en otras variedades o lenguas. De entre las obras más citadas, encontramos los diccionarios de la Academia (Autoridades [DRAE 1739] y varias versiones del Diccionario manual [DMA]), el de Covarrubias y un buen número de repertorios dialectales, como el Vocabulario navarro de Iribarren, el Vocabulario del dialecto murciano de García Soriano, el Diccionario de voces aragonesas de Borao y el Vocabulario del bable de occidente de Acevedo y Fernández, por mencionar algunos de los más conocidos y empleados. También se incorporan aclaraciones etimológicas en otras lenguas, especialmente, para las voces turcas, árabes y hebreas. Véanse algunos ejemplos de este tipo en la figura 4 (supra).

4. La elaboración de las definiciones

Aunque Crews dedicó mucho tiempo a documentar y atestiguar las voces del fichero, las definiciones parecen redactadas de manera apresurada, con menor seguridad y, sin duda, para su propia comprensión. Solo así se explica que la mayoría de las definiciones estén hechas en inglés (73 %), que exista un porcentaje considerable de lemas que no contienen ninguna aclaración (15 %) y que, a veces, ella misma dude del significado de una palabra, como ocurre en 25.

25) maestría n. f.witchcraft’?

‘ability’

Ch. ‘habileté’?

Bit. cun mayestríe, Lur I 9 (‘cunning’?)

Según su disposición en la papeleta, las definiciones pueden figurar, bien en la cabecera, bien en la parte central de la hoja, junto a lemas complejos y las subentradas, como veíamos más arriba en la expresión de madrugada (fig. 1). Cuando están situadas en el interior, siempre acompañan a un ejemplo.

También pueden presentarse en diversas lenguas (inglés, francés, español y judeoespañol; así como aparecer juntas en los casos del inglés y el judeoespañol):

a) Como ya se ha mencionado, la mayoría se encuentran en inglés, la lengua materna de Crews, por lo que funcionan como meros equivalentes lingüísticos, que le facilitan a la investigadora la plena comprensión de un lema; así sucede en el ejemplo de tabacá (26). En otros casos (27), necesita de una explicación contextual mucho más detallada.

26) tabaká n. f. ‘storey, floor’

27) talíǥa n. f.korača’ [‘some sort of bag used at religious service’]

b) Otra posibilidad es que las definiciones aparezcan en francés (2 %), quizá con el objetivo de desambiguar, para que quede más clara la categoría o el significado de una unidad léxica, como ocurre con el adverbio tadre. En este caso, se traduce por ‘tard’ y se evita de esta manera la voz late, que en inglés hace referencia tanto al adjetivo como al adverbio.

c) La última posibilidad (10 %) es que Crews redacte los significados en judeoespañol o, incluso, en español, como se ve en 28:

28) taína n. ‘mermelada mezclada con harina y sésamo’.

¿A qué se debe esta variación idiomática? Parece evidente que depende de la fuente que le proporciona a Crews la definición, ya sea un informante oral, ya una fuente escrita. Así, cuando las explicaciones están en judeoespañol, como ocurre en 29, es Merú Levy quien aclara la palabra; cuando aparecen en español (30), Crews las toma de algún diccionario o estudio que las contenga, como sucede con el trabajo de Yahuda (o como se veía también en el ejemplo 28, tomado de un estudio de Wagner (1930: 39); mientras que los ejemplos en inglés son deducciones de la propia Crews para facilitar su comprensión y deshacer ambigüedades, como refleja el ejemplo 31. En amainar Crews aclara que se refiere al significado de ‘mantener bajo control’ y no al de ‘terminar’ [‘come to an end’]).

29) tálamo n. m. ‘bođa, hupá’

30) tađrada n. f.

Const. a la tadrada = ‘al atardecer’ Yahuda p. 353

31) amai̯nar v. a. ‘get under control, stamp out’

Como es obvio, las definiciones que más interés revierten son las que están en judeoespañol, pues son las únicas que podrían considerarse, stricto sensu, definiciones (y no traducciones). Hay en ellas bastante riqueza y variedad, no todas son sinonímicas, también se atestiguan definiciones perifrásticas, mixtas, de carácter enciclopédico e, incluso, de uso.

En lo que respecta a las definiciones perifrásticas, por lo general, suelen ser bastante concisas, aunque se configuran mejor que las definiciones sinonímicas. Están formadas por un elemento hiperónimo o un archilexema de la misma categoría gramatical que el vocablo definido y un sintagma que lo concreta, como ocurre con los ejemplos siguientes:

32) ađorar = kerer mučo’

33) aǥastar = ‘merkar una koza’

34) ensoƀažar = ‘enkožerse un ƀistido’

Otro tipo de definición similar es la morfosemántica, que se caracteriza por una correspondencia total o parcial del lema definido y de su definición. Se origina sobre todo cuando la entrada se trata de una palabra derivada (35) o un verbo protético formado a partir de un sustantivo (36), como sucede con ñudo y eñudar.

35) naƀío n. m. ‘boat’

= ‘naƀezika čika para suƀir en naƀe ǥrande’ ML

36) eñuđar ‘atar ñudos’

Menos frecuentes son las definiciones mixtas, las construidas por un sinónimo y una oración explicativa, aunque también se documenta algún caso tan curioso como el siguiente:

37) ǥota n. f.

[‘curse’] ‘maldisyón’ ML ‘orsuza ke te ƀeya una ǥota đe ƀentikwatro oras’ ML

Por otra parte, se localizan las definiciones enciclopédicas, que son bastante frecuentes en los testimonios de Merú Levy (38 y 39):

38) mansaniya n. f.

mansaniya ‘flor ke tiene wezmo bueno’ ML

39) ǥruya n. [‘crane’] ‘faƀe mučo grande - kom biko mučo elwengo’

Muy próximas a estas últimas definiciones se sitúan aquellas que contienen notas de uso, como la expresada en 40, introducida por la fórmula “se dice”:

40) ambos, -as ‘both’

‘loz dos: se đize kuando se melda la ley’ ML12

5. Conclusiones

En el presente estudio se ha pretendido destacar el magno trabajo de documentación realizado por Cynthia M. Crews en su fichero léxico del judeo-español. El análisis ha revelado que, a pesar de la multitud de obras y estudios de los que se sirve (más de 300), existen algunas fuentes que destacan de manera llamativa por la proporcionalidad y el número de ejemplos extraídos; así ocurre con los testimonios de Merú Levy, La pita, el diccionario de Cherezlí y la Biblia de Ferrara. Llaman especialmente la atención los dos primeros, pues en ambos casos se trata de textos que corresponden al judeoespañol más espontáneo y coloquial, aquel que podía proporcionarle a Crews palabras o significados que, a buen seguro, no era capaz de documentar en otras fuentes escritas y que en el fichero se ven elevadas, por tanto, a la categoría de auctoritas. La importancia que ocupan estas fuentes en el fichero apunta hacia el objetivo inicial de Crews, el de recoger el léxico de los últimos hablantes vivos de judeoespañol, idea que siempre debió tener muy presente, a pesar de todas las dificultades vitales que se interpusieron en su trabajo.

Referencias bibliográficas

Bradbrook, M. C. (1979): “Dr. Cynthia Mary Crews”, Estudios Sefardíes 2, 291-292.

Brine, Elisabeth (1979): “A handlist of the Crews Papers in Girton College Library”, Estudios Sefardíes 2, 261-275.

Carracedo, Leonor (1979): “El Judaeo-Spanish Dicionnary de Cynthia Crews”, Estudios Sefardíes 2, 301-302.

Crews, Cynthia M. (1960): “Extracts from the Meam Loez (Genesis) with a Translation and a Glossary”, Proceedings of the Leeds Philosophical and Literary Society, 9, pp. 13-106.

Crews, Cynthia M. (1979): «Textos judeo-españoles de Salónica y Sarajevo con comentarios lingüísticos y glosario», Estudios Sefardíes 2, 91-258.

Fernández Martín, Elisabeth (2017): “¿Merú Levy lexicógrafa? Definiciones y aclaraciones léxicas en el fichero de Cynthia M. Crews”, Sefarad 77, 2, 429-447. <http://sefarad.revistas.csic.es/index.php/sefarad/article/view/760> (18 abril 2018).

García Moreno, Aitor (2014-): E-sefardic. <http://esefardic.es/dhje> (21 septiembre 2018).

García Moreno, Aitor (2011): “La serie La pita de noche de šabat en el fichero manuscrito sobre léxico judeoespañol de Cynthia Crews”, en: Molho, Rena/Pomeroy, Hilary/Romero, Elena (eds.): Judeo Espaniol: Textos satíricos judeoespañoles de salonicenses o sobre salonicenses. Salónica: Ets Ahayim, 26-43.

García Moreno, Aitor (2009): El proyecto de «Edición del fichero manuscrito de léxico judeoespañol de Cynthia Crews»”, en: Enrique-Arias, Andrés (ed.): Diacronía de las lenguas iberorrománicas: nuevas aportaciones desde la lingüística de corpus. Madrid: Iberoamericana, 217-228.

Girton College Archive, Cambridge (2007-): Personal Papers of Cynthia Mary Crews. <https://janus.lib.cam.ac.uk/db/node.xsp?id=EAD%2FGBR%2F0271%2FGCPP%20Crews> (19 febrero 2018).

Hope, T. E. (1979): “Dr. Crews: A Personal Reminiscence”, Estudios Sefardíes 2, 293-298.

Quintana Rodríguez, Aldina (2006): Geografía Lingüística del Judeoespañol. Estudio sincrónico y diacrónico. Bern: Peter Lang.

Wagner, Max Leopold (1930): Caracteres generales del judeo-español de Oriente. Madrid: Impr. de la Librería y casa editorial Hernando; anejo 12 de la Revista de Filología Española.


1 Para tener una semblanza más completa, véanse los homenajes realizados por Bradbrook (1979) y Hope (1979).

2 No en vano dejó esbozados algunos proyectos en filología románica y, especialmente, acerca de la influencia ejercida por el francés en la lengua inglesa, como revelan los documentos del archivo GCPP Crews del Girton College de la Universidad de Cambridge –catálogo de documentos basado en el trabajo de Brine (1979) y ampliado y reorganizado en parte por Joan Bullock-Anderson en 2007 (vid. Girton College Archive)–.

3 Esta decisión fue clave para la suerte posterior del fichero, pues, de haber viajado con ella, se habría perdido para siempre en el mar, como ocurrió con la biblioteca. Según relata la propia Crews (1979: 92), el barco en el que viajaba de vuelta a Inglaterra fue torpedeado y acabó hundiéndose, arrastrando consigo su colección de libros y dejándole tan solo unos pocos recortes de periódico que la investigadora logró salvar del naufragio.

4 Sobre el estado actual y plan del trabajo de este proyecto, véase la información disponible en el portal web E-sefardic: <http://esefardic.es/dhje>.

5 No obstante, Crews no hace un uso muy sistemático del alfabeto fonético en el fichero, puesto que en ciertos casos utiliza dos signos gráficos distintos para representar un mismo fonema, como ya señaló García Moreno (2009: 223) a propósito de los trabajos de informatización y edición digital del fichero léxico.

6 Mencionamos solamente las fuentes directas que Crews pudo consultar de primera mano por estar ampliamente representadas en el fichero y no aquellas otras que aparecen de manera esporádica por haber sido probablemente tomadas a través de la mención en otros trabajos.

7 Para un conocimiento más detenido sobre de la figura de esta informante y su repercusión en el fichero, véase el trabajo de Fernández Martín (2017).

8 En ocasiones, esta marca también puede situarse en la esquina superior de la ficha, con el objetivo quizá de facilitar su localización manual. Asimismo, si tenemos en cuenta que la motivación inicial de Crews era recoger las formas del judeoespañol hablado por parte de los últimos hablantes, parece comprensible que estas formas estuviesen marcadas de algún modo para poder rescatarlas de manera ágil y sencilla.

9 Para un estudio más detenido de La pita de noche de šaḅat, véase García Moreno (2011).

10 Téngase en cuenta, según se mencionó antes, que algunos de estos textos contienen un glosario final, como ocurre con el refranero de Saporta y Beja, por lo que Crews no solo los utilizó como fuente primaria, sino también como secundaria.

11 Los romances recogidos por Crews siempre aparecen abreviados mediante una B (ballads), seguidos de la numeración correspondiente a un cuaderno suyo manuscrito. Como ya señaló García Moreno (2009: 220), este número no coincide con la publicación póstuma que se hizo de algunos de estos poemas.

12 En este caso, la aclaración que ofrece la ficha es muy necesaria, puesto que, como ha señalado Quintana Rodríguez (2006: 135-139), la voz ambos únicamente aparece en relación con las traducciones bíblicas en ladino, pero no se utiliza en la lengua hablada o escrita en judeoespañol.

*Este trabajo se inscribe en el marco del Proyecto de Investigación del Plan Nacional «Sefarad, siglo XXI (2017-2020): Edición y estudio filológico de textos sefardíes» (ref. FFI2016-74864-P).

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.